10 junio, 2006

Un día en las fiestas de Coslada (I)

Hola a todos otra vez.

Ayer, como ya os había dicho, estuve en las fiestas de mi pueblo, que viene siendo Coslada, como todos deberíais saber. Quedamos a eso de las 23:30 en Gelu (realmente se llama Plaza de Benito Pérez Galdós, pero casi nadie lo sabe; Gelu es la zapatería que había en la esquina, y que desapareció hace unos años, pero que para nosotros sigue dando nombre al sitio) porque las nenas tenían baile, y había que darles tiempo. El día estaba un poco tonto, así que me cayó un par de tormentas de camino (son quince minutitos andando desde mi casa hasta la plaza), y creímos que nos íbamos a quedar sin botellón. El caso es que cogimos la bebida, que estaba en casa del Búho, y nos dimos el paseíto hasta el recinto ferial, a otros diez o quince minutos de Gelu. El Búho, Soma, Ender, Diego y Edu (que vino por sorpresa) se fueron primero de bares, pero como son unas nenazas, no merece la pena comentar más al respecto XDD Lo importante es que los demás empezamos el botellón con tiempo seco y cerca de unos soportales, por si las moscas. Nada más que reseñar de ese rato, hasta que pusieron los aspersores en el césped al lado del que estábamos. Ahí se complicó un poquito la cosa, pero terminamos rapidito de beber, recogimos las cosas civilizadamente (no como los cerdos que dejaron algunos parques hechos una mierda) y nos dirigimos a las carpas.

Como es normal en estos casos, el grupo se fue estirando poco a poco, la gente se encontraba con conocidos durante el camino, y al final nos separamos en varios grupitos pequeños, con lo que hubo que andar llamando luego hasta que nos reagrupamos de nuevo. Entonces decidimos escindirnos oficialmente en dos partes: una que iría a la carpa del Club de Tenis de Mesa, regentada por el Odín (bar al que acudimos desde tiempos inmemoriales), y otra que se quedaría en la caseta de... no me acuerdo de qué, pero estaba regentada por Er Borrico (bar al que fuimos unas cuantas veces hace ya un tiempo). Yo estuve paseando de una a otra, hasta que al final todos acabamos en la de Tenis de Mesa. A una cierta hora de la noche (o casi de la mañana), Ender y yo nos dedicamos a bailotear lascivamente, lo cuál atrajo a unas golfillas con muchas ganas de calentar a media carpa que teníamos al lado. Se rozaron un poquito, y ahí acabó todo el amago. Además, estuvimos haciendo el ganso toda la noche con los sombreritos de vaqueros estampados de vaca, y alguna otra cosa que no es prudente contar para todo el mundo XDD

Cuando ya daban las seis de la mañana, decidí irme a casa, a la vista de lo que me esperaba pocas horas después. Si habéis leído la entrada anterior con sus comentarios, ya sabréis que esta mañana me han llevado a los encierros. La verdad es que no me gustan los toros en ninguna de sus variantes, pero por echarme unas risas con las nenas me he decidido a ir. A las diez de la mañana, con cuatro horas escasas de sueño, me estaba levantando, poco después de y media estaba en casa de Celia, y a las once ya habíamos cogido sitio en la plaza (con mucha suerte y la ayuda de un amable señor) junto con Diana. Y allí que nos hemos calzado los tres a ver llegar a los toros. Lo mejor de todo eran las peñas que seguían con muchas ganas de jurgas y sus cantos animando a diversos personajillos a saltar a la arena, o diciendo que Si te ha pillao' la vaca jodeté, jodeté (y es que después de los toros han soltado tres vaquillas, de una en una, para que se luciesen los más valientes). Mención especial entre los personajillos ha merecido el Tigre, un individuo con menos gusto que yo a la hora de vestir y que llevaba una camisa con un estampado horrible y un tigre dibujado. El tipo, con todos sus kilitos de más, corría que te cagas delante de las vaquillas, hasta que una le ha tirado al suelo, con el consiguiente estruendo en toda la plaza. Luego tenemos también a la Bufas, cuyos atributos pectorales creo que no hace falta describir una vez oído el sobrenombre. Al final no sé muy bien a quién se referían con lo de Bufas, porque los que lo gritaban estaban un tanto en celo, y creo que se lo han acabado llamando a unas cuantas. Y otras lindezas a varias mujeres más. Cuando ya estaba a punto de terminar el espectáculo (el taurino, no el corporal-femenino) se ha liado una bronca en la plaza, ha tenido que intervenir la poli y ya nos hemos ido. ¿A casa? No. A la peña de la que es presidente el señor Mariano, padre de las gemes, que nos ha invitado amablemente a una Coca-Cola a los tres (es lo que tiene ir con una de las gemelas XDD). Ya después nos hemos vuelto para casa tranquilamente, y por fin me he podido echar una siesta en condiciones después de comer (en realidad sólo ha sido de dos horas y media, pero por ahora me vale).

Y esta noche, otra vez a las fiestas. Si mañana me encuentro con ánimos os hago el relato de la segunda parte. Ahora no sé si pasaré por casa de las titas (que vienen siendo las mismas que las gemes, para los menos entendidos), o me echaré otra vez XDD

Hale, ya seguiré con la crónica.

PD: No me lo pienso releer para ver si hay algo mal escrito, o cosas que no suenen muy bien, que es muy largo y estoy cansado. Si tenéis quejas, os las metéis por donde os quepan, pero con todo el cariño del mundo, ya lo sabéis.

2 Comments:

Anonymous celeste said...

siento decepcionarte, pero gelu no se llama Plaza de Benito Pérez Galdós...se llama plaza de Ortega y Gaset...!!!!

13 jun. 2006 19:56:00  
Blogger Dek said...

Coño, es verdad. Benito Pérez Galdós es la Calle Cortada XDD Pequeño lapsus mío, supongo que por la falta de sueño. Gracias por resaltarlo, nena.

Un besillo, pequeña.

13 jun. 2006 20:43:00  

Publicar un comentario

<< Home