14 junio, 2007

Como mandan los cánones

Hasta ahora me habéis leído protestar contra el dichoso canon que se aplicará, si nadie lo remedia, a todo cacharro (gadget queda más friki XDD) electrónico que pueda reproducir o almacenar obras protegidas con copyright. Es lo que toca, siendo uno aspirante a Teleco. Hoy voy a cambiar un poquitín.

Los que me conocen saben que me gusta mucho leer. De hecho, ahora mismo, y aunque estoy de exámenes, tengo tres libros de la biblioteca en casa: los dos últimos de Alatriste y el tercero de Memorias de Idhún (los de Idhún no son ninguna maravilla, pero ya que empecé...). Y la biblioteca es, precisamente, el lugar al que recurro la mayor parte de las veces para buscar algo que leer. Últimamente estoy francamente satisfecho con las de Coslada. Me han traído los tres primeros de Canción de Hielo y Fuego (una pena que hasta ahora sólo me haya podido leer el primero, que está genial como ya pronosticó Charles), tienen todos los de Alatriste, todos los de La Torre Oscura a falta del último... Vamos, que el presupuesto les va llegando. Peeeeeeero...

Y aquí es cuando entra el tema del canon. Hoy mismo se ha aprobado la Ley del Libro. Que, entre otras cosas, establece un canon por préstamo bibliotecario por exigencias de Europa. Es decir, cada vez que un libro se presta, hay que pagar unos céntimos. Muy bien, sí señor. Eso es fomentar la cultura. Hasta ahora, el carnet de socio de las bibliotecas de Coslada era gratuito. Quizá para sufragar parte del nuevo gasto haya que pagar una cuota. Yo seguiré siendo socio, eso lo tengo muy claro. Pero, aunque consiguieran un dinero de esa manera, una buena parte del canon lo tendrán que pagar del presupuesto destinado a bibliotecas. Y eso implica que habrá menos fondos para comprar libros nuevos. Con dos cojones y un palito, como está mandado.

Volvemos a las patochadas de siempre. Para que los señores editores se forren cosa mala y vivan como obispos tenemos que jodernos los demás. Muy bien el cerebrito al que se le ocurrió la idea, sí. En fin, aunque la noticia ya es antigua y no debería haberme pillado de sopetón, la aprobación de la Ley ha sido hoy, y me ha enfadado leerlo. A ver si un día de estos escribo alguna entrada un poco más alegre.

3 Comments:

Anonymous Bukran said...

Vaya por delante que no me gustan los cánonoes, pero supongo que esto habría que mirarlo bajo el punto de vista del escritor. Cada vez que alguien lea un libro suyo, estará haciendo uso de su obra y, por tanto, no es descabellado que obtenga beneficio de su trabajo.

Otra cosa es saber si realmente revertirá en el escritor y no en el editor...

P.D: corrige patochada ;)

15 jun. 2007 17:17:00  
Blogger Dek said...

Pues no sé si el dinero irá a parar al autor o al editor, pero me da que, una vez el escritor termina el libro, ve poco dinero más del que le paguen en la editorial correspondiente. De todas formas, si alguien sabe a ciencia cierta cómo se va a organizar ese tema, estaría bien que lo comentase.

En cuanto a lo de patochada, estaba convencido de que era con n. Pero mira, una cosa más que se aprende. Corregido queda. Ya que estamos, corrige un Carrilo que tienes en tu última entrada ;)

15 jun. 2007 17:45:00  
Blogger Carlos de la Cruz said...

A mí también me parece una putada lo del canon de las bibliotecas. Igual tiene su sentido, pero en principio me fastidia que se nos obligue a pagar por coger libros de la biblioteca. Creo que es una patada a la cultura popular.

Por otro lado, me alegra que te esté gustando "Canción de Hielo y Fuego". El primer libro es buenísimo y el resto no decae. Sigue con ellos ;).

15 jun. 2007 23:11:00  

Publicar un comentario

<< Home