25 noviembre, 2007

¡Vivan los novios!

¡Vivan!

Es que ayer estuve de boda, y no sabía ni cómo titular la entrada ni cómo empezarla, así que he puesto esa tontada. Se casaban Óscar y Elena, que llevaban ya un tiempo viviendo juntos y desde hace unos meses eran incluso pareja de hecho. A Elena la conocimos hace unos siete u ocho años (mi memoria no es muy buena para estas cosas), aunque al principio no había mucha relación con ella. Al menos por mi parte. A Óscar, en cambio, le conozco desde que éramos dos mocosos. Vivíamos en calles paralelas y fuimos varios años al mismo cole. De hecho, somos tan tontos que durante mucho tiempo cada vez que nos veíamos por la calle nos enseñábamos el dedo corazón mutuamente (que nos hacíamos una peineta de las de Luis Aragonés, vamos).

La de ayer es la primera boda a la que voy sin que sea algo familiar y eso se notó mucho. Hasta ahora, las bodas para mí eran un suplicio. Que si te presentan a algún pariente al que no conoces, que si no puedes hacer el idiota, que si grita gente a la que no le puedes seguir las coñas... Pero ayer era distinto. Allí estábamos los colegas, gritando, haciendo bríndises y dándole unos regalos sorpresa a los novios (Óscar, espero que te gustase el CD; sabemos que OBK es tu debilidad XDD). Eso en la comida, que estaba toda la familia de los novios y había que comportarse. Luego ya en los bares, con el alcohol fluyendo y menos ojos atentos a los jóvenes, la cosa se animó aún más. Y eso que no habíamos empezado flojos, con el novio sin saber lo que decirle al Alcalde ;)

Yo, como siempre en los últimos tiempos, hice de fotógrafo. Pido disculpas a todas las víctimas de mi flash. No volveré a ser tan cansino, de verdad. O al menos lo intentaré. El caso es que saqué 327 fotos en unas 15 horas. No está mal, ¿no? Por cierto, cuando os las pase no busquéis tantas, porque hay una sección for my eyes only (las de La Silla Eléctrica, que no creo que las vayáis a querer para nada).

El caso es que me lo pasé de miedo. Incluso descubrí que la gente casada también se lo sabe pasar bien. Por lo menos los que tienen un buen historial. Esta sección va para Antonio, Carlos y Javi, junto con sus respectivas mujeres, Maite (espero que sea con i latina), Marisa y Virginia. Son la leche. Una pena que Marisa no se pudiese quedar más tiempo. Es lo malo de los niños (los que ya están aquí, y los que están por venir).

A los novios, ahora ya esposos, muchas felicidades. Disfrutad del viaje, descansad de las despedidas de soltero/a (habría hecho una entrada contando la de Óscar y su disfraz de Elvis, pero no recuerdo ni la mitad de la noche...) y cuando volváis tenemos que estrenar el Descent ;) Enhorabuena, chicos.

PD: Mención especial para Isra y sus tres raciones de cordero. Claro, como el pobre no probó el pescado... Y un recuerdo también para los camareros y sus familias, por tirarnos los tenedores encima.

6 Comments:

Blogger Almu said...

me alegro de q lo pasaras bien!!! yo aun no he ido a ninguna boda no familiar. Mañana te veo! talue!

26 nov. 2007 0:10:00  
Blogger Dek said...

Me lo pasé taaaaan bien... Lo único malo es el desembolso de dinero, que viene muy mal en estas fechas. Pero bueno, qué le vamos a hacer. Era por un colega de los de toda la vida.

Esta tarde te veo en clase, niña. Un beso.

26 nov. 2007 12:08:00  
Blogger Di said...

Y parecía que no se ibana casar nunca eh??jejeje!!
Lo pasamos genial, fue una boda de las de recordar!!

Besis Luiiiiiiii!!!

27 nov. 2007 17:52:00  
Blogger Dek said...

Mira, qué maja la Di, que me deja un comentario. La verdad es que la parte de Ayto. fue una brasa. Sobre todo con el poeta libio, o libanés, o de donde fuese. Y, sí, yo también me lo pasé genial. Pero lo mejor de todo es que recuerdo toda la noche, y no tuve dolor de pies hasta dos días más tarde ;P

Un beso, hormiga.

28 nov. 2007 12:59:00  
Blogger GatitoLindo said...

Mencion especial también para el Moli, que si no superó a Isra le faltó poco, jejeje!
Un gran día, si señor!!!

28 nov. 2007 14:39:00  
Blogger Dek said...

Pues no puedo dar fe de lo que comió tu hermano, porque como nos relegaron a la mesa ocho, allí a lo lejos... Me imagino que sería porque esperaban que montásemos alguna y nos quisieron tener bien lejos.

A ver si luego tengo un rato y te dejo un comentario, gatito.

Otro beso para ti.

29 nov. 2007 9:42:00  

Publicar un comentario

<< Home