15 junio, 2008

Trabajad un poco, pedazo de vagos


Vamos a empezar echando unas pequeñas y sencillas cuentas.

¿Cuántas horas tiene una semana?
24 x 7 = 168 horas.
Si dormimos ocho horas diarias, como nos han dicho toda la vida que hay que hacer, nos salen a la semana
8 x 7 = 56 horas.
Vamos a poner que entre desayuno, comida y cena pasemos unas dos horas diarias. Eso hace un total de
2 x 7 = 14 horas semanales.
Casi nadie tiene la fortuna de trabajar al lado de casa. Vamos a poner una media de hora y media de desplazamiento entre la ida y la vuelta y que trabajamos de lunes a viernes. Resultado:
1,5 x 5 = 7,5 horas a la semana.
La jornada laboral normal y corriente en España es de
40 horas semanales (creo; si es de 35 que alguien me corrija en los comentarios, por favor).

Haciendo unas restas de lo más simple, tenemos que al cabo de una semana un español medio tiene unas:

168 - 56 - 14 - 7,5 - 40 = 50,5 horas libres a la semana.

Que se quedan en:

50,5 / 7 = algo más de siete horas libres diarias.

La mayor parte de mis lectores son personitas vagas como yo, que apenas han empezado a trabajar y que no tienen una familia más allá de los padres, hermanos, novios y poco más. Pero pensad en alguien que esté casado y tenga hijos. En esas siete horas libres diarias hay que cuidar a los niños, hacer la compra, atender una casa y, si queda tiempo, descansar y dedicarse al ocio. La verdad es que no está mal, parece que da tiempo para hacer de todo un poco.

Ahora vamos a variar un poco el escenario. En vez de trabajar 40 horas semanales, pensemos en las 65 que quiere aprobar la Unión Europea, y a las que el Gobierno español, por ahora, no ha dado su apoyo. Son 25 horas más, con lo que tenemos:

50,5 - 25 = 25,5 horas libres semanales.
25,5 / 7 = algo más de tres horas y media libres diarias.

Con dos cojones y un palito, sí señor. Y eso repartiendo entre siete días. Para una persona que trabaje de lunes a viernes, le tocan trece horas de trabajo, vamos a poner siete de sueño y teniendo suerte, sólo una de camino (entre ida y vuelta). Le quedan tres horas para comer, tener algo de vida y no morir en el intento.

Snif, snif. ¿Qué es eso que huele? Vale, ayer no me duché, pero hay otra cosa más. ¡Ah, sí! Es el tufillo del esclavismo que me llega desde Bruselas. A ver si es que estamos un poco tontos. Cuando llevamos años para reducir la jornada laboral, ahora vienen y nos la quieren ampliar un 62,5%. Y ya de paso, ¿por qué no nos ponen una cama en la empresa? Así nos ahorramos el desplazamiento y podemos dedicar esas horas a trabajar más.

Desde el blog de NetoRatón se ha comenzado una campaña en contra de este aumento sin sentido de la jornada laboral. Echadle un ojo si os apetece. Ya se han sumado cientos de blogs, además de gente en Facebook y Tuenti.

Veremos cómo acaba la cosa.

4 Comments:

Blogger Almu said...

Me parece vergonzosa esta medida que ha tomado la unión europea y no la comprendo en absoluto. Pensaba que íbamos dirigidos hacia un modelo más parecido al escandinavo (donde no trabajan nada y cobran un pastón xD) pero veo que estamos dando pasos atrás que más que pasos son saltos de pértiga, vamos...

Estoy totalmente en contra y no comprendo cómo ha podido ser aprobada!!! Espero que no amplíen nuestros horarios de trabajo porque entonces ya sí que no tendremos vida y pareceremos japoneses sin ser nosotros nada de eso ¬¬

15 jun. 2008 14:23:00  
Blogger Dek said...

A mí no deja de sorprenderme cada vez que lo pienso, la verdad. Veo que acabamos como los japoneses, como tú dices, Almu. Currando mil horas, sin vida social y suicidándonos en masa. Así les salen los niños, todos antisociales perdidos.

A ver si se les pasa la borrachera a los políticos, porque yo creo que fue una de estas cosas de "¿A que no hay huevos?". Si no, no tiene el menor sentido.

Oye, si sigues leyendo, conéctate luego, anda, que veamos a qué hora pasamos a por la matrícula.

Un beso.

15 jun. 2008 14:33:00  
Blogger samur said...

Antes de que apoyéis esta megacampaña anti 65 horas os agradecería que le diéseis otra vuelta al asunto, por lo que os invito a leer mi comentario (que ya voy avisando de que posiblemente me salga bastante largo).
No creo que sea una medida tan mala como parece a primera vista. Es más, considero que es una medida necesaria (y más para los trabajadores que para los empresarios, aunque también; pero sobre todo para los gobiernos).
Desgraciadamente no conozco bien la situación en el resto de la Unión, pero entiendo que lo que ocurre en España se puede extrapolar al resto de países. O sea, que lo que voy a contar es lo que ocurre en casa, dando por hecho que la situación se repite en los otros países "europeos".
Además, en vez de hacer un análisis general, iré por partes (también podríamos llamarlas consecuencias).

PRIMERA PARTE O CONSECUENCIA: reducción del dinero negro.
A mi entender esta es la razón que lleva a los países miembros a tomar esta medida. En determinados sectores la hora extra tiene un coste altísimo para el empresario, por lo que cuando un trabajador está dispuesto a trabajar más horas de las que indica la ley, el empresario le paga las horas en negro. Suelen pagarlas más caras que las horas "normales", pero no al nivel de las extras, y como es ilegal no se pueden "contabilizar" y fiscalmente no existen (con la pérdida implícita para el trabajador con vistas a su jubilación). Con esta medida, muchísmo dinero negro (que hace un daño horrible a la sociedad en su conjunto), dejaría de serlo. Además, y de ahí que los gobiernos estén a favor de la "propuesta de ley", si se pagasen por lo legal generarían unos ingresos de caja (impuestos) bastante importantes (y más aún con la crisis que se nos viene encima).
Además, esta medida posibilitaría bajadas de impuestos, todavía más necesario con la que se avecina.

SEGUNDA PARTE O CONSECUENCIA: generación de riqueza.
Hay situaciones en que empresario y trabajador querrían que la jornada laboral aumentase: el primero porque sus procesos productivos (por la razón que sea) obtienen su máxima eficiencia con más horas/trabajador/día de las actuales; el segundo porque estaría dispuesto a dedicar más horas a trabajar que las actuales para sacar un dinerillo extra. A día de hoy, con la jornada semanal que existe, el coste que supone para el empresario es mayor del que podría asumir, por lo que no puede ofrecer a los trabajadores más horas de trabajo y el aumento de retribución que conllevaría, pese a que el trabajador podría estar dispuesto a echar esas horas.
Por ello con la nueva "ley" se generaría riqueza, ya que el empresario optimizaría sus recursos y procesos al tiempo que aumentaría la renta per cápita de los empleados.

TERCERA PARTE O CONSECUENCIA: es un paso más para la liberalización de la economía.
Entiendo que algunos podáis estar en contra en este punto, ya que es más un asunto teórico que práctico (sólo en un primer momento, claro: la teoría sin praxis no conlleva a nada, al menos en el asunto que nos atañe ahora)
A lo que iba: los gobiernos deben velar por el libre mercado. Mientras haya un trabajador y un empresario dispuestos a trabajar más horas el primero y pagárselas el segundo, y no puedan hacerlo por un asunto legal, mal vamos.

CUARTA PARTE O CONSECUENCIA. Me vais a permitir que ésta me la guarde porque es un asunto personal. Pero puede que a raíz de otros comentarios merezca la pena indicarla.

RESUMIENDO: creo que es una medida buena y necesaria. El hecho de aumentar por ley el límite de las horas semanales no implica que todos vayamos a tener que trabajar esas horas sí o sí. Y esto es lo que creo que no se ha explicado bien. ESTA LEY NO IMPLICA TRABAJAR 65 HORAS SEMANALES, TAN SÓLO LO PERMITE.


Respecto al post anterior, disculpad mi lapsus lingue y el tiempo que os haya hecho perder: es "manifiesto" en vez de "rebelión". En efecto, Dek, uno de los valores añadidos de este autor es que no se casa con nadie. Tiene una idea de la sociedad y critica a todo aquél que "se la estropea", independientemente de sus afinidades políticas. Como botón de muestra: jamás he escuchado a nadie degollar a Jiménez Losantos como la hace él, independientemente de que ambos pidieron el voto para el PP desde sus micrófonos.

15 jun. 2008 14:44:00  
Blogger Dek said...

Sí que te ha salido largo el comentario, sí. A ver si puedo responder alguna cosilla.

Ante todo, me sorprende que la única medida que encuentres para aliviar el problema de los pagos en dinero negro sea aumentar la jornada laboral hasta más de la mitad de un día completo. Es cierto que te ahorras las horas extra, pero a cambio se pierde un enorme nivel de calidad de vida. Además, es una medida que acaba beneficiando únicamente al empresario. Obviamente, las nuevas horas cotizadas no se pagarían tanto como las horas extra (ahorro para el jefe), aunque se contabilicen para la cotización a la Seguridad Social. El problema del dinero negro está en la inmoralidad de los que pagan, que aún con una jornada más amplia buscarían las vueltas para evadir impuestos de alguna otra forma.

Esto último lo enlazo con el tema de generación de riqueza. ¿No sería mejor para el país realizar dos turnos de ocho horas que uno de trece? Supondría la creación de nuevos puestos de trabajo, más cotizantes a la Seguridad Social o mejor calidad de vida para los trabajadores. No soy ningún experto en temas de empresa, así que no sé cómo afectaría esto a los negocios. Si alguien me lo puede aclarar le estaría agradecido.

En cuanto al libre mercado, es cierto que los gobiernos deben velar por él, pero también tienen que cuidar de sus ciudadanos, no sólo de sus empresas. Es la eterna lucha entre política social y política económica. Lo que no se puede permitir es que los empresarios se llenen los bolsillos a cambio de reducir drásticamente la calidad de vida y el estado de bienestar del resto de la sociedad. Si hay problemas para que la gente se compre una casa, la solución no es decirle al pueblo: "Pues trabajad el doble, veréis como así podéis pagarla". No. Si no podemos acceder a algo tan básico como una vivienda es que algo está fallando. Si los precios han subido de manera desorbitada comparados con los salarios en los últimos cinco o seis años, la solución no es trabajar el doble. Habrá que buscar alguna otra manera de regular el mercado, de evitar que los intermediarios se forren mientras los productores cobran una miseria por un producto que llega al consumidor a precio de oro.

Para terminar, la posible ley no obligaría a trabajar 65 horas semanales, cierto, pero lo permite, como tú dices. Y eso implica que los contratos poco a poco irían pasando a exigir esas 65 horas. Quizá en un principio tendríamos capacidad para elegir empresas que nos ofreciesen 40 horas semanales, pero la cosa iría cambiando rápidamente, estoy seguro, hasta no dejarnos otra opción que aceptar un trabajo de esclavos.

No es que tenga unos argumentos arrolladores, pero siempre está bien poder discutir un ratillo con más gente que se pone del lado contrario. A ver si hay alguno más que se anima y da más puntos de vista para animar la discusión.

Un placer de comentario. Intentaré ponerme luego con el Manifiesto y te comento más adelante.

Saludos, y escribid, malditos XDD

15 jun. 2008 19:56:00  

Publicar un comentario

<< Home